FORO EL REDIL DEL BUEN PASTOR FORO EL REDIL DEL BUEN PASTOR
LA OBEDIENCIA ES AMAR AL SEÑOR .
 

 FAQBuscarMiembrosGrupos de Usuarios Registrarse
PerfilEntre para ver sus mensajes privados Login





La Autoridad de la Biblia (I de IV)

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
ELBUENPASTOR





Registrado: 03 Oct 2009
Mensajes: 87

Reputación: 30.9Reputación: 30.9Reputación: 30.9


MensajePublicado: Mie Nov 11, 2009 12:55 pm    Asunto: La Autoridad de la Biblia (I de IV) Responder citando

La Autoridad de la Biblia (I de IV)

En este estudio vamos a considerar los siguientes temas:

1. Aspectos básicos de la Biblia.
2. La inspiración de las Escrituras.
3. El canon de las Escrituras.
4. La autoridad de las Escrituras.

Puesto que el tema general de esta sesión de la escuela Bíblica es 'Explorando la Palabra', nos conviene en primer lugar, a modo de introducción, aclarar algunas cuestiones básicas relativas a la Biblia. Luego, para desbrozar el camino hacia una consideración de la Palabra como autoridad final para el creyente en todo lo relativo a nuestras creencias y nuestra conducta, debemos considerar el tema de la inspiración de las Escrituras, es decir, si de verdad son la Palabra de Dios y por lo tanto revestidas plenamente de autoridad divina. En tercer lugar, hemos de hablar del tema de canonicidad, es decir, si los libros que se encuentran en el canon de las Escrituras son los libros inspirados por Dios, y como hemos de ver a los llamados libros 'apócrifos'. Por último, vamos directamente al tema de la autoridad, para explorar algunas alternativas mantenidas sobre esta cuestión.

Aspectos Básicos de la Biblia
A. Su Nombre.

La palabra "Biblia" es una transliteración exacta de la palabra griega "Biblia", la forma plural del sustantivo "biblion" que significa "libro". El uso de la expresión "libros" para definir el canon del Antiguo Testamento se encuentra ya en Dn 9:2, y fue utilizada por la Iglesia cristiana para identificar los libros (tanto del A.T. como del N.T.) reconocidos como canónicos por la Iglesia cristiana.

La expresión "las Escrituras" es frecuente en el N.T. (o "hai grafai" o "ta grammata", Mt. 21:42, Mr. 12:10, 2 Ti. 3:15,16), normalmente con referencia a los libros canónicos del A.T., aunque Pedro incluye las cartas de Pablo dentro de este concepto (2 P. 3:15,16). Lógicamente, en la medida que los escritos apostólicos recibían un reconocimiento como inspirados, la iglesia los incluía en la categoría de "Escrituras", es decir, de Palabra de Dios.
B. Su Contenido.

La división básica de la Biblia separa los documentos dados por Dios mediante sus profetas al pueblo de Israel (el Antiguo Testamento) de los documentos dados por los apóstoles y otros creyentes íntimamente ligados con ellos a la Iglesia cristiana (el Nuevo Testamento).

Sería más exacto llamar estas dos unidades "el antiguo y el nuevo pacto", puesto que "testamento' traduce el griego "diatheke", que tiene el doble significado de "pacto' y de 'testamento", pero que en la gran mayoría de ocasiones donde se usa en la Biblia significa "pacto". Además del antiguo pacto que Dios hizo con Israel en Sinaí, el A.T. habla de un "nuevo pacto' que Dios introduciría, mucho más eficaz que el pacto de Sinaí (Jer. 31:31). Mediante el nuevo orden que Él introduce mediante el sacrificio de la cruz, el Señor Jesucristo cumple esta profecía e inaugura este nuevo pacto abierto a todos los que confían en Él (Lc. 22:20; 1 Co. 11:25; 2 Co. 3:4-6,12-14; He. 8:6-13).

El Antiguo Testamento fue dividido en la Biblia hebrea en tres secciones principales:
1) La ley, que incluía los cinco libros de Moisés (Gn.- Dt.);
2)Los profetas, subdivididos en los profetas anteriores (Josué, Jueces, Samuel y Reyes) y los profetas posteriores (Isaías, Jeremías, Ezequiel y Los Doce, los libros que nosotros llamamos los profetas menores agrupados en un sólo tomo).
3) Los escritos, abarcando Salmos, Proverbios, Job, Cantares, Rut, Lamentaciones, Eclesiastés, Ester, Daniel, Esdras, Nehemías y Crónicas.

Esta división se detecta en los términos usados por el Señor Jesús (Lc. 24:27,44, cp. Mt. 7:12; Lc. 16:29). Cuando la Biblia hebrea se tradujo al griego (la Septuaginta), se cambió el orden de los libros al que encontramos ahora en nuestras Biblias.
C. Su Origen.

Aunque hablaremos más de este tema en la sección sobre inspiraci6n, adelantamos aquí algunos conceptos. La revelación divina contenida en el Antiguo Testamento fue transmitida por (1) las obras poderosas de Dios (por ejemplo, en el Éxodo, Ex. 6:6-8, 7:3-5), y (2) las palabras predicadas por sus portavoces los profetas (Am. 1:1-3; 2:1,6; 3:1,7-8; Jer. 1:1- 2, etc.). Estos dos métodos están unidos indisolublemente. Hacía falta la interpretación profética de las obras de Dios para que el pleno significado de éstas pudiera comprenderse; las palabras de los profetas no hubieran tenido autoridad si no se hubieran cumplido en la intervención de Dios en la historia de Israel y de las naciones (cp. Dt. 18:21,22). Este lazo estrecho entre obras de poder y la predicación profética explica por qué los judíos clasificaban los libros que para nosotros son históricos como "los profetas anteriores".

Juntamente con la revelación de Dios, el A.T. narra la reacción del hombre a esta revelación, a veces obediente pero generalmente marcada por la desobediencia. El N.T. percibe lecciones importantes para los creyentes del Nuevo Pacto en estos relatos (1 Co. 10:11).

Desde la perspectiva cristiana, el A.T. tiene una función claramente preparatoria: las obras de poder de Dios llegan a su punto culminante en las señales y milagros de Jesús, y en su obra de redención. La revelación verbal dada por Dios muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas encuentra su exposición definitiva en Jesucristo el Hijo de Dios (He. 1:1-3). Por eso, la relación entre el A.T. y el N.T. es la relación promesa/cumplimiento. Pero es bueno recordar que aun en el A.T. el camino de salvación queda claramente revelado (2 Ti. 3:15), y no debemos marginar su lectura pensando que es sólo el N.T. que nos interesa hoy día.

La división del N.T. en cuatro secciones -los cuatro Evangelios, Hechos, las 21 cartas apostólicas y Apocalipsis- nos es muy familiar. Los primeros libros del N.T. en escribirse serían las cartas de Pablo y posiblemente la de Santiago (entre 48-60 d.C.), seguidas por las de Pedro (60-65 d.C.), y los Evangelios y demás libros del N.T. (entre 60-100 d.C.). Aunque tuvieron un origen independiente, los cuatro Evangelios se encontraban ya unidos en un solo cuerpo a principios del Sig. II, como también las cartas de Pablo, unidas a los Evangelios por el libro de los Hechos que proveía el lazo entre los dos grupos de documentos. Esta colección de escritos apostólicos, a la que los demás libros del N.T. fueron añadiéndose (ver "El canon de las Escrituras"), pronto adquirió para la Iglesia cristiana la misma autoridad que la Ley y los Profetas.

Como mensaje central de la Biblia, tanto del A.T. como del N.T., podemos hablar de la historia de la salvación, destacando principalmente tres aspectos:
1) Jesucristo como portador de la salvación y mediador del nuevo pacto;
2) la gracia de Dios como el camino de la salvación y la. base del nuevo pacto;
3) el pueblo de Dios como los herederos de la salvación y la comunidad del nuevo pacto.

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Portal » Foros de discusión -> FORO DE TEMAS BIBLICOS Todas las horas son GMT - 4 Horas
Página 1 de 1


 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
Puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro




Powered by phpBB © 2001, 2002 phpBB Group
Template BlueLagoon by Oum - Chez Oum |

Crear un foro | foros de Formación | Hosting gratis | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo

Para hosting especialidado en foros phpbb ssd en Desafiohosting.com